PRÓLOGO A ESCUELAS DE AJEDREZ

Quién podría entender la teoría de la relatividad de Einstein, sin conocer las leyes de Newton, de la física clásica?

Como se puede disfrutar y comprender la música de un Prokófiev o un Stravinsky, sin haber antes escuchado obras de Chopin, Mozart, Tchaikovsky, Beethoven, o algunos otros grandes músicos de la antigüedad?

Al igual que las ciencias y las artes, el ajedrez sólo se puede comprender después de conocer a los clásicos, siguiendo el orden cronológico de descubrimientos y desarrollo de teorías sobre el tablero.

Es absurdo para un aficionado, el querer entender las partidas de los grandes maestros actuales, sin tener el bagaje de conocimientos de los jugadores anteriores.

La teoría del ajedrez se comprende mejor siguiendo su evolución histórica, desde los jugadores muy antiguos que jugaban a desgastarse y acabarse el material del enemigo, pasando por los buscadores exclusivamente del cuero cabelludo del rey, y los primeros indicios del juego posicional, hasta llegar a Morphy y el descubrimiento del valor de los tiempos en el desarrollo, y Steinitz con la colocación de las bases de la teoría.

En mis clases de ajedrez, entre otros, me apoyaba en el excelente libro «Los Grandes Maestros del Tablero» de Richard Reti. Observé que eran necesarias más partidas para que el estudiante comprendiera bien el tema. Después descubrí la obra maestra de Gari Kaspárov «Mis Geniales predecesores», libro que tenía más material y excelentemente analizado. Con esto, más una selección propia de partidas, armé este tomo.

En el presente volumen retrocedemos hasta los orígenes del ajedrez con el reglamento actual, es decir hasta la España del siglo XVI, ya partir de ahí se analiza la evolución del ajedrez por escuelas, hasta llegar al ajedrez clásico de Steinitz y Tarrasch.

Con los descubrimientos de todos ellos y finalmente con Steinitz quedó establecido el ajedrez clásico, cuyos principios son necesarios para comprender el ajedrez hipermoderno, el ajedrez científico y el ajedrez creativo.

Este libro pretende crear bases sólidas en el conocimiento ajedrecístico en quien lo estudie.